LA NUEVA VIDA DE MARTINA: DESTINO ACAPULCO nro. 4

Martina cumplía 7 meses en Acapulco y ya sentía como la rutina se había apoderado de su vida. En los últimos 2 meses apenas tenía tiempo para visitar la playa o salir por la noche, ya que el trabajo en el pub la tenía absorbida. Trabajaba hasta las 3 de la mañana y por tal motivo se levantaba tardísimo perdiendo toda la mañana. El único día libre que tenía era para limpiar el chiquero del estudio al que se había mudado al poco de empezar a trabajar en Red Bale.

estudio2

La verdad que estaba aburrida de su vida, a sus amigos últimamente sólo los veía cuando estos pasaban para tomarse unas copas. Y ni que hablar del sexo contrario. Después de lo de Gaspar, había decidido ser más selectiva. Aunque una no es de piedra y en un par de ocasiones había caído en la tentación pero nada para tirar cohetes. Rollos de una noche. Y es que las mujeres también tenemos nuestras necesidades y cuando se te pone un yogurín a tiro, sería pecado mortal dejarlo pasar

Aunque también había algunos intentos que mejor olvidar, como aquella vez que llevaba unos días de bajón y unas  amigas le animaron para salir y emborrachar las penas. Se  tomó unas cuantas copas de más y le entró una morriña horrible, necesitaba el calor de un hombre, así que se fue con el primero que le dijo cuatro cosas bonitas. Cuando montó  en el coche se le empezó a pasar la borrachera con el aire de la ventanilla y ¡casi se baja en marcha al ver el esperpento con el que se había ido! Le dijo que parase, que iba a vomitar y cogió el primer taxi que pasó sin despedirse siquiera..

O la vez en que llevaba tres meses detrás del DJ del pub. Hasta que por fin le invita a salir. Se fue de compras, se pasó tres horas en la peluquería, se depiló y se hizo todo tipo de tratamientos de belleza para estar perfecta. La cena fue increíble, y encima le pidió que se fuera a su casa, pasan  la noche juntos y, por la mañana, cuando le abraza para despertarla, ¡se le escapa un pedo! A él le hizo gracia pero Martina casi me muere allí mismo por la pérdida de glamour. Ya no pudo volver a salir con él y a penas le podía dirigir un hola y adiós cuando se veían.

noche

intimissimi

Así que ya andaba rondándole en la cabeza la idea de recoger sus bártulos y moverse a otro lugar. No había dejado España para terminar haciendo lo mismo: vivir una vida gris.

 Pero de sorpresa llegó Alejandro.

verde

Aprovechando su día libre, decidió ir a comprarse unas gafas de sol porque me acababa de convalidar el carnet de conducir y le molestaba mucho conducir de frente al sol. Le dijeron una óptica donde podría encontrar gafas de sol preciosas y a buen precio. Después de ver y probarse más de 50 mientras intercambiaba miraditas y sonrisas con un chico que también estaba en la óptica, encontró una que le gustaron. El óptico, un señor de unos sesenta y cinco años, no tardó en comentarle lo que en teoría eran todos argumentos a favor de su compra. “Este tipo de gafas las estoy vendiendo mucho porque gustan. Son de moda. Son las que lleva la policía y, claro, todo el mundo quiere unas iguales”. Martina se quedó un poco perpleja con la frasecita: ¿todo el mundo compraba aquellas gafas porque las usaban los policías? A ella no le hacía mucha gracia que la gente la confundiera con un policía. La verdad es que estaba a punto de cambiar de opción y buscar otras para probarse cuando el señor se acercó a por un expositor publicitario y me lo mostró: “¿ves, son las que usan los policías?” No pude evitar sonreír cuando descubrí en la imagen a los integrantes del grupo The Police mostrando con orgullo unas gafas similares a las que, finalmente, decidió comprarse después de volver a intercambiar risas con su joven desconocido.

Así que gracias a The Police y al sol de Acapulco se conocieron.

Con Alejandro todo era una montaña rusa: excitante y peligroso, dulce y tranquilo. Con él no te aburrías, como aquella vez que se acercaron a una feria gastronómica donde había una numerosa asistencia. Después de probar el cebiche más rico del mundo, sintieron un inesperado efecto afrodisíaco. Sintieron el llamado de la naturaleza. Buscaron primero detrás de un rocoto gigante y, luego, tras la combi salchipapera. Pero no eran lugares propicios. Entonces hallaron un baño desocupado. Entraron sigilosamente y se dejaron llevar. Apenas pasaron dos minutos y una voz familiar los asustó. “¿Quién anda ahí?”, dijo. Alejandro y Martina se vistieron y salieron disparados. Al ver al personaje, se quedaron mudos: era un reconocido cocinero que salía en televisión. “Estuvo bueno el tiradito, ¿no?”, les dijo.

CONTINUARÁ……..

TARTAS CRISTINA: PASTELERÍA Y CATERING DE LUJO

205239_395984710436911_1931591840_n

Tenía muchas ganas de escribir este post, que hace tiempo rondaba por mi mente.

Mi estado perenne de dieta física a veces y mental siempre me avisaba de los peligros irremediables que el acto entrañaba. De hecho, he tenido que hacer alguna visita a la nevera mientras lo estaba preparando….y no he asaltado la tableta de chocolate de puro milagro!!!

Pero ella se lo merece!!, mi amiga Cristina Ocete. Amiga de la infancia, y artífice de las tartas y aperitivos salados más ricos que he probado en toda mi vida. Palabra de cousin….y hablo con conocimiento de causa.

En Granada, donde tiene su negocio es toda una institución. Empezó, recuerdo, cocinando tartas en su propia casa que las amigas teníamos la suerte de probar y las vendía a restaurantes y otras empresas. Sus recetas, deliciosas de verdad, su buen hacer y el boca a boca hicieron el resto.

Ahora regenta una empresa que cada día tiene más clientes fidelizados y adeptos.

Todas sus recetas son caseras y elaboradas de manera artesanal. Una vez pruebas sus riquísimos aperitivos, sus pasteles y sus originales tartas quedas absolutamente abducido.

Aquellos que tengáis la suerte de vivir en Granada, o pasar por allí en alguna ocasión no podéis dejar de probar alguna de sus exquisiteces, y la operación biquini que se espere!!!!

Os dejo la dirección de la web para que se os haga la boca agua 🙂 http://www.tartascristina.com. También en Facebook: Tartas Cristina.

 

Crujientes capas de almendra caramelizada y frambuesa

Crujientes capas de almendra caramelizada y frambuesa

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Bizcocho, mousse de chocolate y mermelada casera de naranja

 

 

tarta_cafeteria_guinnes

Tarta de cerveza Guinnes: Increible!!!

 

 

lagrimas_sultana. Capas crujientes, canela, mermelada de frambuesa y nata

Tarta Lágrimas de Sultana: Capas crujientes, canela, mermelada de frambuesa y nata.

 

 

tarta_cafeteria_zanahoria y crema de queso

Tarta de zanahoria con crema de queso

 

Y LOS APERITIVOS SALADOS..

pastela_moruna. Pollo, pasas, manzana y ligero toque de canela.

Pastella moruna con pollo, pasas, manzana y un ligero toque de canela.

 

 

rollitos_lomo, queso de cabra y cebolla caramelizada

Rollitos de lomo, queso de cabra y cebolla caramelizada.

 

 

torta_cebolla, hojaldre, nata y huevo

Torta de cebolla, hojaldre, nata y huevo.

 

 

volovanes hojaldre, bechamel, gambas y gruyere rallado

Volovanes de hojaldre con gambas, bechamel, y gruyere rallado.

KIKEKELLER

Dirección: Corredera Baja de San Pablo, 17.

Horarios: Jueves de 17 h. a 2.30 mad. Viernes y sábados a 3 mad.

pl_46207447a9a56e0ab73a8cf6baa68003

Son las 23:00 de un jueves cualquiera. Todas las tiendas duermen tranquilamente. ¿Todas? ¡No! Desde la trastienda de una tienda de decoración se escapa tintinear de hielos, música a raudales y conversaciones entrecortadas. Bienvenido a Kikekeller: tienda de decoración de día y bar de copas (¡y qué copas!) de noche.

pl_4e57e3d8991c623459d51c1ef2cdb67f

Este espacio  es una mezcla entre una tienda de diseño retrofuturista, con muebles que van desde el acero a la madera y que se venden como piezas de coleccionista, y un bar alternativo clandestino que naturalmente muy pocos conocen.

pl_a0abd1a44e8d4d6e2c3f47eb30ff2330

Aquí expone sus diseños el escultor Kike Keller, quien junto a Celia Montoya se encargan de decorar el local con muebles imposibles, rompiendo fronteras y mentes y fomentando el estilo libre. Aquí encontrarás rarezas de todo tipo: una pared con un jardín vertical, lámparas de hormigón o fabricadas con coladores, sillas de piel y forja, sillones de alpaca y andamio, piezas de un tío vivo de los años 50, revisteros con ruedas de monopatín, además de otras piezas pertenecientes a diseñadores emergentes 

pl_4565ce4bdb996bbb89dd62dffa4c4a88

Pero todo este elenco de curiosidades no sería demasiado llamativo si no fuese porque los fines de semana el local se convierte en un local de copas para amantes de lo cool y raro. 

pl_a5ec99b81901efb2ee2904c28f19ddf5

Los muebles y objetos a la venta, geniales.Eso sí, como es mejor prevenir que curar, ve sobre aviso: es tirando a caro. La copa de gin tonic premium, muy bien preparada, son catorce euritos de ala, pero aunque le duela a la cartera echa un vistazo alrededor y disfruta de todo lo que hay. Entre los baños en mitad del local, la decoración, el sitio y la buena música, merece la pena gastarse un poquito más por vivir la experiencia. 

LA NUEVA VIDA DE MARTINA: DESTINO ACAPULCO nro. 3

hamaca

Sentada en una hamaca del pequeño porche, y aprovechando que era la primera vez que estaba sola desde su llegada a Acapulco después de 9 días, hacía reencuentro de su semana en el paraíso mejicano:

Ramiro había salido de la lista de pretendientes, nada más llegar a casa de los hermanos y ver como un chico moreno y alto le comía la boca con un beso. Era Octavio, su novio. ¿Por qué será que los mejores están ocupados o son gays? Sintió una profunda envidia. Y se propuso buscar a su hombre latino. Ella también quería uno.

Por lo demás, en estos primeros días en Acapulco, Martina había ejercido el papel de turista. Lucía y Ramiro no la dejaban ni a sol ni a sombra. Como anfitriones, un 10: no hubo grano de arena que pasaran por alto, o ciudadano de Acapulco que no le presentaran. El mismo día de su llegada le habían organizado una fiesta de bienvenida con toda la familia Reséndez y amigos de Lucía y Ramiro. Gente muy hospitalaria, alegre y con un hígado a prueba de la cirrosis más galopante. Como corría el tequila, el mezcal y los margaritas. Su cuerpo no estaba preparado para eso, pero si con ver una botella de vino ya se emborrachaba. Así que se pasó a los margaritas sin alcohol y al tapache después de 3 días y cuatro migrañas.

Y la dura realidad volvió a tocar a su puerta: ya se había divertido bastante. Ahora tenía que ponerse las pilas porque el dinero no le iba a durar eternamente ni tampoco los chicos la iban a hospedar por vida en su casa. Así que desde hacía un par de días, había ido dejando su  CV por todo Acapulco.

Al final como pasa siempre, la oportunidad le llegó a través de una mano conocida, la de Octavio, el novio de Ramiro y nuevo mejor amigo. Él trabajaba de relaciones públicas en un pub y le consiguió un trabajo en el guardarropa.  Y es que ya Martina le había advertido que ella y la gravedad eran intimas amigas, sobre todo cuando llevaba una bandeja. Equilibrio y agilidad cero, a no ser para llevar unos tacones.

Aunque al principio no le hizo mucha gracia pues se encontraba fuera de forma y eso de trasnochar se le hacía muy cuesta arriba, a los 3 días sentía que había nacido para ello. No era un trabajo estresante o excesivamente pesado y conocía a un montón de gente. 

LOOK NEGRO

Fue en una de esas noches donde conoció a Gaspar, made in México. La verdad que en un principio no le llamó la atención físicamente y más cuando en el poco tiempo que llevaba trabajando había visto más hombres tipo modelo de Dolce & Gabbana que en toda su vida. Pero había que reconocer que tenía mucha labia y en seguida la engatusó. Bueno la verdad que para ello no había que forzarse mucho, en esa época Martina era una presa fácil. Gaspar era de México DF pero la empresa donde trabajaba, una cadena hotelera, tenía negocios en Acapulco que le hacía estar a caballo entre los dos sitios. Después de la noche en que se conocieron donde sólo habían compartido bebida y taxi, no se habían vuelto a ver. El romance continuó gracias al teléfono y al whatsapp: intercambio de mensajes, llamadas de madrugada, frases de doble sentido, intercambio de fotos….lo típico. 

Martina andaba feliz como tortuga con patines. Había recuperado esas mariposas en el estómago, la sonrisa boba y fácil  y sobretodo, su autoestima que hacía tiempo había perdido en el apartamento de Rodrigo cuando descubrió en la almohada un perfume de mujer que no era el suyo. El muy capullo ni siquiera se había molestado en cambiar las sábanas. Encima de cabrón, guarro.

LOOK ROJO

En unos días regresaba Gaspar a Acapulco y habían quedado en tener una noche romántica, así que Martina se equipó para la batalla: manicura y pedicura, depilación, compra de ropa interior (cambió los dibujos de Snoopy y la goma ancha de sus antiguas braguitas por el encaje y color fresa de las nuevas),  hasta se compró un perfume nuevo, de los caros, que sustituiría al de Mercadona que llevaba meses usando. Después de dos días sin parar para restaurar a la nueva Martina y acompañada por su nuevo aliado, Octavio, decidieron que bien se merecían celebrarlo. Así que se sentaron en una terraza y se obsequiaron con 2 margaritas light. Martina aprovechó para enseñarle la nueva foto que le había mandado Gaspar desde su oficina para que viera que se acordaba de ella. 

“Nena, ¿has visto la trona de bebé que hay detrás de él? ¿Dónde dices que se la hizo?”.

En ese momento Martina sentía sus oídos como si hubiera habido una explosión y se le hubiera venido encima medio Pacífico. ¿¿¿¿CÓMO???? Llevaba con la foto dos días y ni se le había ocurrido ampliarla, y en un segundo que la había visto Octavio, le había descubierto el pastel. No sabía que le daba más rabia: si su estúpida inocencia, el engaño o que el tío hubiera sido tan gilipollas de hacerse la foto con una trona de bebé detrás y encima se la mandara sin revisarla antes. “DOS TEQUILAS”…”Cielo, que yo no bebo alcohol”, le comentó Octavio…”No, si son para mi”. 

No sabía si era por los tres tequilas que se terminó tomando pero de repente empezaba a encajar cosas: había horas que desaparecía, conversaciones que se cortaban por continuas reuniones,….todo encajaba. 

Al final, Octavio le hizo ver que no fuera tonta que no se amargara, que le viera el lado positivo. En ese tiempo había estado feliz y había revivido sensaciones perdidas de hacía tiempo. Pero Martina sólo podía pensar en el dinero que se había gastado tontamente, a veces le salía sus ancestros catalanes, por no ver una puñetera trona de bebé. Ni con una flecha luminosa sobre ella se habría visto más.

Y fue terminando el tercer tequila de un sólo sorbo cuando maquinó su venganza. Esa noche Gaspar quería guerra y la iba a tener pero a lo mejor no iba a ser como él se pensaba. “Agárrate los macho Pancho Villa que no sabes lo que te espera”.

Tanto Lucia, como Ramiro y Octavio intentaron quitárselo de la cabeza pero ella cada vez estaba más convencida. Por la noche se vistió y maquilló como si fuera la invitada a un desfile. Estrenó su conjunto de ropa interior y se echó su perfume de Dolce & Gabbana. 

LOOK VIOLETA

La verdad que tuvo que hacer un esfuerzo sobrehumano cuando lo vio aparecer con su sonrisa Profiden de patán, sinvergüenza….ufff tuvo que respirar profundamente dos veces para reprimir el fuerte impulso de meterle dos guantazos mientras le asestaba una patada en su entre pierna.

Su actuación durante toda la noche fue de Goya. Poco a poco lo fue poniendo a tono, bueno hay que reconocer que tampoco le supuso gran trabajo porque Gaspar ya venía calentito de casa. Quizás lo único que podía bajarle la moral era los platos que Martina se iba pidiendo a lo largo de la cena, los más caros, y que luego se dejaba casi intactos porque el 90 por ciento no terminaba de descubrir que era.  Hacía tiempo que no había disfrutado de una velada así, y no por la conversación  porque para ser sinceros, Martina ni le prestaba atención. Estaba más pendiente y divertida de ver como sudaba y se ponía colorado, aunque no terminaba de descubrir si era pensando en la cuenta o en la noche que ella le había hecho creer que iban a pasar.

Aunque él no estaba muy por la labor, terminaron haciendo una última parada antes de la noche románica en el hotel en un pub cerca de este. Le había comentado Octavio que era uno de los lugares más de moda en Acapulco y como tal de los más caros. Gracias a los contactos de  su amigo, pudieron entrar sin hacer cola, cosa que dejó a Gaspar impresionado. Esa cara de idiota se iba a volver a repetir antes de lo que se esperaba.

Se sentaron en una mesa VIP y después de diez minutos hablando de las musarañas y calentando motores, Martina le comentó a Gaspar que lo dejaba 5 minutos para ir al baño a retocarse. Mientras cruzaba el local, se acercó a la barra y pidió la botella más cara que tenían para su mesa. Mientras ella hizo un quiebre en el pasillo y en vez de coger la puerta del baño cogió las de Villadiego, dejando plantado a Gaspar.

Le faltó tiempo para subirse un taxi antes de que este se diera cuenta de que lo habían dejado plantado. Ya en el taxi, le mandó el último whatsapp que contenía la última foto que le había mandado con la trona encerrada en un circulo y escrito: “Hay que ser idiota”. A continuación bloqueo el teléfono de él, borró todos los mensajes y sus fotos.

Y mientras se recostaba tranquilamente en su asiento, disfrutaba  de ver como le había asestado dos duros golpes: uno en su cartera y en otro en un sitio que quedaba más abajo.

CONTINUARÁ……

LA NUEVA VIDA DE MARTINA: DESTINO ACAPULCO nro. 2

Estaba claro que de poco le había servido los 3 meses de clases de Yoga, ya que llevaba 4 horas sentada en el avión y no podía relajarse ni encontrar una postura que le fuera cómoda. Encima le había tocado a su derecha un oso que invernaba (hombre, 1,90 y casi 125 kilos, roncando como si no hubiera un mañana). El sonido de una motosierra era una nana al lado de sus ronquidos.

En esas condiciones obviamente no podía dormir y dejaba volar su imaginación pensando en diferentes formas de asesinar a su compañero de viaje mientras iba ya por su segundo vodka: asfixiándolo con la almohada, ahorcándolo con el cinturón,…etc.

”Dios Mío cinco minutos más y termino abriendo la compuerta de emergencia y saltando al vacío”.

A pesar de tener los pies más hinchados que unas botas de esquí, pues a quién se le ocurre estrenar sandalias de plataforma, decidió levantarse y darse un paseo por el pasillo en vista de que el tráfico era mínimo.

“Ahora va a ser que soy la única que no puede dormir. Mira que sabía que tenía que venir ya empastillada de casa”.

Menos mal que con los dos vodkas que se había tomado con el estómago vacío, se encontraba medio anestesiada y no sentía las ampollas que le había salido en los talones por las sandalias.

Iba ya por la vuelta 3, cuando al final del pasillo, en la zona de los servicios y zona de trabajo de los azfat@s, perdón ,de los auxiliares de vuelo, vio a uno de ellos que bien se merecía un BRAVO!!!!

La antigua Martina ni siquiera se habría atrevido a levantar la mirada cuando pasara por el pasillo repartiendo el almuerzo, pero la nueva era capaz de hacer realidad una escena en los aseos del avión de una de las miles de películas que se había visto en los interminables fines de semana que pasaba en casa desde que había terminado con Rodrigo.  

Y allí se dirigió con su andar lento y felino mientras pensaba como iba a comenzar la conversación. Bueno lo de felino se lo imaginaba ella porque lo que realmente intentaba era que no se le clavaran, a cada paso que daba, las tiras de las sandalias. Ahora sabía lo que era ser penitente en Semana Santa. Pero el chico bien merecía el sacrificio.

A dos pasos de llegar a su destino, una de las compañeras del susodicho se le puso por delante: “Por favor tome asiento y abróchese el cinturón pues vamos a tener turbulencias”. Para una vez que quería poner en práctica su nuevo yo.

Tomó asiento y sin pensarlo se quitó las sandalias, ya podía estar Brad Pitt al final del pasillo o tener las cataratas del Niágara en sus vejiga que no se iba a levantar. Menuda liberación.

El resto del vuelo hasta Méjico DF fue lo más parecido a una tortura de Torquemada en plena Edad Media.

Por lo menos tenía 3 horas de espera en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de Méjico. Así podría refrescarse un poco, bueno hablando claro,  restaurarse porque secadora.

Se metió en el primer aseo que vio y no fue un trabajo fácil pues le llevó casi una hora. Al terminar se hizo un gesto de aceptación mirándose al espejo y salió en busca de las tiendas Duty Free para que las dos horas de espera que le quedaban fueran lo más entretenidas posibles. 

victoria   emporio-armani-seignettelafontan

Dos horas y media después, subida de nuevo a un avión. Menos mal que esta vez no se le hizo pesado pues la mayor parte del tiempo se la pasó encerrada en el aseo, tan pronto la luz roja de los cinturones desapareció, probándose todo lo que había comprado y que bien podía llenar una nueva maleta. Un vicio que había heredado de la antigua Martina.

LOOK AVION ACAPULCO

LOOK AEROPUERTO

Tras la insistencia de la auxiliar del vuelo para que saliera del aseo y tomara asiento ya que iban a aterrizar, se dejó ver con su nuevo look. Por favor, era la primera vez que Ramiro y Lucia iban a conocerla y debía dar una buena impresión. Eran hermanos, residentes en Acapulco y amigos suyos desde hacía 5 años a través de FaceBook, aunque si le preguntaban, poco más sabía de ellos. Lo importante era que le habían ofrecido su casa para hospedarse mientras decidía que hacer con su vida.

Mientras intentaba mantener el paso firme se dirija a su asiento. Entre las turbulencias y las heridas que le habían ocasionado las sandalias a penas podía dar dos pasos sin que le doliera. A pesar de que intentaba que la falda cubriera sus pies, a cada paso que daba se podía apreciar el paquete casi entero que se había puesto de tiritas. Aquello parecía la matanza de Téxas.

Blanca e inerte como la muerte, se le quedó la cara cuando vio que parecía su maleta maltrecha. Lo suyo había sido debut y bajada de telón. Por lo menos, la ropa y cosas que llevaba dentro habían salvado la vida. Ya tendría tiempo de hacer luto por su maleta que le había costado un riñón y parte del hígado. Ahora lo importante era encontrar a Lucía y a Ramiro y resolver esa duda que le rondaba de hacía un tiempo por la cabeza. 

Tanto las fotos de su FB como de las que se habían intercambiado con Ramiro, este aparecía de medio cuerpo o sentado. En un principio no le prestó atención, hasta que su amiga Pili le comentó que quizás era paralítico y no quería decírselo. Menuda tontería. Con las confidencias que se habían hecho últimamente y más cuando en las últimas semanas sabía que viajaba a Acapulco. Pero el caso es que, reconozcamos que Martina siempre saca las cosas de contexto, las dramatizaba y lo único que le faltaba era que le hicieran esa indicación para que en los últimos días no dejara de pensar nada más que en si Ramiro la recibiría en el aeropuerto de pie o sentado en una sillita de ruedas. La verdad que era una pena porque era muy mono, ya sé pensamiento frívolo. Y es que tenía que reconocer que le hacía algo de tilín….bueno más bien de TOLÓN. Aunque hasta ahora no había podido comprobar si era mutuo, porque en ese sentido Ramiro era muy parco a la hora de demostrar sentimientos.

Y por fin, se abrió la puerta. Tenía los ojos como platos intentando reconocer alguna cara conocida…pero nada, no había manera. ¿Y si todo era una broma que le habían gastado y no existía ni Lucía ni Ramiro? ¿Y si se habían olvidado o equivocado de la fecha y hora de su llegada? El corazón le iba a mil, ya empezaba a sentir los síntomas de un pre-infarto, como no encontrara a alguien conocido, iba a empezar a hiperventilar. De repente, cuando ya empezaba con los sudores, escuchó las palabras mágicas: “Martina por aquí. Estoy aquí.” Era una voz de hombre que le sonaba música angelical, claro que después de los minutos de angustia que había vivido hasta la voz de un camionero con catarro le habría parecido una sonata. “Por aquí, por aquí…Pero ¿por dónde? No lo veo. Ayyy Dios Mío, la sillita de ruedas”. Cuando una pareja mayor de turistas americanos con sobrepeso y sandalias con calcetines se movilizaron dejandole despejado el frente…..SE QUISO MORIR. En ese momento pensó que la mejor opción es que hubiera venido a buscarla en una silla de ruedas motorizada. Pero no, Ramiro no estaba invalido…si no algo peor, le faltaba 25 centímetros para llegar a la altura que Martina se había montado en su cabeza que debía de medir a pesar de las observaciones de su amiga: “¿Pero de dónde sacas que mide 1,80/1,85 si siempre manda fotos de medio cuerpo o sentado? Hazme caso, está en silla de ruedas y le da vergüenza que los sepas.

Mientras se dirijía donde estaba Ramiro, no apreciaba que en persona era mucho más atractivo que en foto, que tenía una voz muy agradable……o inclusive que sólo le funcionaba 2 de las 4 ruedas de su maleta y casi la llevaba a rastras. Sólo repetía en su cabeza “Me llega casi por el hombro y eso que llevo sandalias planas. ¿Y cuando me ponga tacones?…una y otra vez”. Poco a poco, mientras se dirigían al coche y su amigo le informaba que Lucia les esperaba en casa, iba entrando en razón y se  deba cuenta de lo frívola que podía llegar a ser “Menuda tontería…¿pues no le saca Nicole Kidman a su marido casi 20 centímetros y mira que felices están?

Y fue ahí, ya en el coche y de camino a casa de Ramiro y Lucía cuando Martina esbozó la primera sonrisa desde que bajara del avión. 

CONTINUARÁ…

LAMUCCA DE PEZ – UN IMPRESCINDIBLE EN MADRID

1-foto-lamucca (1)

Un restaurante en Malasaña que según los madrileños más castizos se está convirtiendo en un imprescindible.

Tienen una carta muy poco convencional, la cocina abierta todo el día, copas a buen precio, terraza y un servicio genial.

Las pizzas son uno de los puntos fuertes de Lamucca: buenísimas, con base fina y crujiente. Todas son recetas propias: La Popeye, La Escalibur, La Pollita… Aunque La de Boletus es obligatoria.

ensalada

pizzaboletus

Encontrarás platos de todo el mundo (Lasagna, Mousse de Foie, Mezze, Sopa thai, Steak Tartar, Pollo al Curry, Tataki de Atún..)

Unas ensaladas originales y muy variadas. El postre a destacar el brownie con helado de plátano y vodka de chocolate.

Tienen menú del día con primero, segundo, bebida y postre o café a 10,90€. El mismo  precio para el menú Pizza y el menú Hamburguesa.

Además puedes pedir para llevar cualquier plato de la carta, aceite de trufa y los vinos de su bodega (con descuentos de hasta un 30%).

Otro añadido que lo hace más original, es que los muebles, las bombillas, las velas y casi cualquier elemento de Lamucca están en venta.

lamuca11

Dirección: Plaza de Carlos Cambronero 4. L2,L3,L10 Noviciado / L1,L10 Tribunal / L3,L5 Callao.

lamuccadepez@gmail.com Teléfono: 915 21 00

 

 

DESDE MÁLAGA LLEGA A OH! MY COUSIN “AGUA DE ANTEQUERA”

17

Estrenando uno de nuestros nuevos proyectos I-Market, en Oh! My Cousin llega la primavera.

Os presentamos Agua de Antequera, la primera fragancia diseñada e inspirada en la Ciudad de Antequera, y que tuvimos el placer de conocer en el Mercadillo al que asistimos la semana pasada, gracias a Matribus.

Un producto que por su calidad y afinidad con nuestro proyecto os puede interesar.

hebe

La creadora de la fragancia es María Carmen López Benítez, excelente profesional del mundo de la Belleza y la Cosmética, con una larga trayectoria y experiencia en el sector. Considerada y valorada por grandes firmas, que siempre quieren tenerla presente en sus eventos.

Y a partir de la semana que viene, vamos a tener el placer y la gran suerte  de contar con sus  recomendaciones en nuestro blog.

Agua de Antequera” está inspirada en el  Sur y en los aromas de la tierra, en la frescura y la calidez de sus aires, de su gente, de sus campos, de la brisa del Torcal. Los Jazmines, los limones, el azahar… En definitiva, Antequera es el motivo y el motor de sus creaciones e inspiración. 

Para hacer realidad este sueño, López Benítez se puso en manos del prestigioso perfumista escocés Jimmy Boyd, quien después de visitar Antequera comenzó a diseñar un aroma en el que también se ha inspirado en la Historia y los monumentos de la ciudad.

La fragancia tiene tonos cítricos, jazmín, azahar y vainilla.

Es un perfume “fresco, unisex y que se puede llevar a cualquier hora de día”. Y es que la climatología propia de Antequera y de Andalucía, especialmente en primavera y verano, hace que la gente esté muchas horas en la calle y quería una fragancia duradera que se use desde la mañana.

Agua de Antequera, ideal para esta nueva temporada primavera/verano.

actualizado_recientemente9  agua de antequera 1